1464863325_581903_1464867350_sumario_grande

Comida y memoria

Detrás de La Vaquería Montañesa está la familia santanderina que rescató dos tabernas de Chueca, La Carmencita y Celso y Manolo. La idea: devolver la esencia a lugares maltratados por el tiempo, respetando su identidad pero renovando su ambiente y su cocina. Placer y memoria en un mismo plato. El buen producto como seña de identidad, además de un servicio cercano y buen gusto en cada decisión. A la cabeza, Carlos Zamora (en la foto, con la chef Patricia Sáinz Santamaría); y sus hermanos Lucía (abogada) y Pablo (fotógrafo), y su madre, María Gorbeña (también fotógrafa).

Puedes leer el resto del artículo aquí.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s